La peligrosa ciencia de los fondos

Por qué la renta fija de rentabilidad absoluta pone a prueba el concepto tradicional de asignación de activos.

3 minutos de lectura

A bucket with holes and water pouring out

En su libro Behave, Robert Sapolsky insta a sus lectores a librarse del «pensamiento categórico». Utiliza el espectro visual para demostrar su punto de vista. La distinción entre colores se hace de forma arbitraria, y cada idioma divide y delimita de manera diferente los límites cuando asigna palabras a los colores.

¿Por qué es importante? Como explica Sapolsky, «Muéstrele a alguien dos colores más o menos similares. Si el límite de color en el idioma de esa persona se encuentra entre los dos colores, la persona sobrestimará la diferencia entre ambos. Si los colores caen en la misma categoría, sucede lo contrario».

Así que una vez que existe un límite categórico, empezamos a dar demasiada importancia a algo que es, en esencia, arbitrario, y se pierde de vista el panorama general. La lección que se puede sacar aquí en materia de inversión es muy valiosa.

Características frente a etiquetas

Cuando consideramos los fondos de clases de activos que hemos creado en la industria de la inversión, en esencia muestran el mismo sesgo. Si trazamos líneas de separación entre las distintas clases de activos, y las clasificamos por categorías, corremos el riesgo de perder de vista la idea más amplia de que las características de los activos son lo que importa en una carpeta, y no su etiquetado.

Se pueden observar ejemplos en este sentido cuando se elimina la liquidez de la óptica o la perspectiva de inversión. Por ejemplo, la deuda privada y de infraestructura son inversiones de renta fija que proporcionan flujos de efectivo estables, pero su naturaleza ilíquida las convierte en un activo «alternativo». De forma más convencional, los bonos convertibles son un claro ejemplo de un activo que siempre ha estado a caballo entre la renta variable y la renta fija. Todos estos activos tienen características que los inversores continuarán buscando, y que podrían faltar si nos atenemos demasiado a las definiciones tradicionales.

Los fondos de renta fija de rentabilidad absoluta crean retos similares en términos de clasificación, y muchos inversores los meten en la cesta de las alternativas. Sin embargo, existen razones de peso para cuestionar este punto de vista.

En primer lugar, dado el difícil contexto de los bonos, a los inversores les vendría bien la ayuda de una mano amiga con la parte de su cartera correspondiente a la renta fija. O, dicho de otro modo, los inversores deberían cambiar de forma de pensar.  El hecho de que, finalmente, hayamos llegado al final del mercado alcista de los bonos a treinta años sigue siendo objeto de debate intelectual, pero una cosa de la que podemos estar seguros es que es poco probable que los rendimientos de la renta fija tradicional sean tan fuertes como lo han sido en el pasado. Las características que los inversores han buscado tradicionalmente en los mercados de bonos -preservación del capital, rendimientos estables y predecibles, y diversificación con respecto a los activos de mayor riesgo- se pondrán en tela de juicio en los años venideros.

Por otro lado, el riesgo de la renta fija tradicional basada en índices está incrementándose. La gestión del riesgo a la baja se ve comprometida por estos rendimientos tan bajos al no existir un colchón cuando bajan los precios. Más importante aún, las duraciones -que miden la sensibilidad de un bono a los cambios en los tipos de interés- están aumentando en la medida en que las empresas y los gobiernos emiten deuda a más largo plazo. En un entorno de subida de tipos, este hecho no es favorable para los inversores.

En segundo lugar, e independientemente del entorno futuro, la necesidad de crear carteras bien diversificadas (y, por ende, los segmentos que las componen) es esencial. Los beneficios históricos de invertir en renta fija a modo de estrategia diversificadora y defensiva se están desdibujando. La correlación negativa entre bonos y acciones, tal y como demuestran los datos de Bloomberg que recogen los índices US Aggregate Bond y S&P 500, pone de manifiesto la fiabilidad histórica de los beneficios de la diversificación. Sin embargo, más recientemente hemos podido observar que estos activos se han correlacionado de forma positiva. La diversificación es cada vez más difícil de encontrar.

Por último, y dejando atrás la rigidez de la óptica de la renta fija pura, si los inversores reconocen la importancia de contar en su cartera con activos que tengan correlaciones bajas o negativas con gran parte del resto de su cartera, tendrá sentido dedicar espacio en la misma a aquellos activos que ofrezcan esta característica, con independencia de los fondos a los que se asignen.

Diversificación de las fuentes de ingresos: de dos a seis

Dada la importancia tanto de las bajas correlaciones como de la preservación del capital, reviste una importancia clave el hecho de comprender cómo se logran estas características con los productos de renta fija de rentabilidad absoluta.

Aunque los fondos de bonos agregados más tradicionales, y muchos fondos de renta fija de rentabilidad absoluta, dependen principalmente de la gestión de la duración y de los diferenciales de crédito, buscamos fuentes adicionales de riesgo y rentabilidad. Y es esta diversificación la que ayuda a mantener los rendimientos globales de una cartera no correlacionados con mercados más amplios. Con esta variación en las fuentes de riesgo se mejora el perfil general de riesgo/rentabilidad de la cartera que, en un contexto de subida de los tipos de interés, quizás sea más importante que tratar de mantener la rentabilidad a cualquier precio. Por ejemplo, es el caso de la gestión activa de las oportunidades en situaciones de volatilidad, aprovechando las anomalías, no solamente en lo que respecta a la duración y a los diferenciales, sino también a las curvas de tipos de interés, la inflación y los mercados de divisas.

Conclusión

La cuestión primordial a este respecto es que, con frecuencia, el rigor de nuestro pensamiento puede hacer que perdamos de vista la perspectiva general. La forma en que definimos fronteras y límites coarta nuestra dinámica general de cartera y, en última instancia, nuestro perfil de riesgo/rentabilidad. Cuando se acepta que los mercados de renta fija se han desviado de forma irreversible hacia un entorno en el que los inversores deben esperar rendimientos considerablemente más bajos, resulta razonable modificar radicalmente la forma de pensar con el fin de adaptarse a esta situación. Eliminar la etiqueta de «alternativa» a los fondos de bonos de rentabilidad absoluta podría no ser un mal punto de partida.

Información importante

Salvo donde se indique otra cosa, la fuente de toda la información es Aviva Investors Global Services Limited (Aviva Investors) al 25 de abril de 2019. Salvo que se indique otra cosa, todas las perspectivas y opiniones son de Aviva Investors. No deberían entenderse como indicativas de ninguna garantía de rentabilidad a partir de una inversión gestionada por Aviva Investors, ni tampoco como un asesoramiento de ninguna clase. La información aquí contenida ha sido obtenida de fuentes que se consideran fiables, pero que Aviva Investors no ha verificado de forma independiente y no se garantiza su exactitud. La rentabilidad pasada no sirve de guía para el futuro. El valor de las inversiones y los rendimientos que generen pueden oscilar tanto al alza como a la baja, y puede suceder que los inversores no recuperen el importe originalmente invertido. Nada de lo contenido en este documento, incluidas las referencias a valores específicos, clases de activos y mercados financieros, tiene por objeto o debe interpretarse como asesoramiento o recomendaciones de cualquier naturaleza. Este documento no es una recomendación para vender o comprar ninguna inversión.

En el Reino Unido y Europa, este documento ha sido preparado y publicado por Aviva Investors Global Services Limited, registrada en Inglaterra con el nº 1151805. Domicilio social: St Helen's, 1 Undershaft, Londres, EC3P 3DQ. Autorizada y regulada en el Reino Unido por la Financial Conduct Authority (Autoridad de Conducta Financiera). Póngase en contacto con nosotros en Aviva Investors Global Services Limited, St. Helen’s, 1 Undershaft, Londres, EC3P 3DQ. Las llamadas telefónicas a Aviva Investors pueden grabarse con fines de formación o supervisión. En Singapur, este documento se distribuye a través de un acuerdo con Aviva Investors Asia Pte. Limited para su distribución únicamente a inversores institucionales. Tenga en cuenta que Aviva Investors Asia Pte. Limited no ofrece ninguna investigación o análisis independientes sobre el fondo o la preparación de este documento. Los destinatarios de este documento deben ponerse en contacto con Aviva Investors Asia Pte. Limited en relación con cualquier asunto que surja o esté relacionado con este documento.  Aviva Investors Asia Pte. Limited, una sociedad constituida de conformidad con las leyes de Singapur con número de registro 200813519W, posee una Licencia de Servicios de Mercados de Capitales válida para llevar a cabo actividades de gestión de fondos emitidos en virtud de la Ley de Valores y Futuros (Constitución de Singapur, Cap. 289) y Asesor Financiero Exento Asiático a los efectos de la Ley de Asesores Financieros (Constitución de Singapur, Cap.110). Domicilio social: 1Raffles Quay, #27-13 South Tower, Singapur 048583. En Australia, este documento se distribuye a través de un acuerdo con Aviva Investors Pacific Pty Ltd para su distribución únicamente a inversores mayoristas. Tenga en cuenta que Aviva Investors Pacific Pty Ltd no ofrece ninguna investigación o análisis independientes sobre el fondo o la preparación de este documento. Los destinatarios de este documento deben ponerse en contacto con Aviva Investors Pacific Pty Ltd en relación con cualquier asunto que surja o esté relacionado con este documento. Aviva Investors Pacific Pty Ltd, una sociedad constituida de conformidad con las leyes de Australia con número comercial 87 153 200 278 y número de compañía 153 200 278, posee una Licencia de Servicios Financieros Australianos (AFSL 411458) emitida por la Comisión de Valores e Inversiones de Australia. Dirección comercial: Level 30, Collins Place, 35 Collins Street, Melbourne, Vic 3000

El nombre «Aviva Investors» utilizado en esta presentación se refiere a la organización global de compañías de gestión de activos afiliadas que operan bajo el nombre de Aviva Investors. Cada filial de Aviva Investors es una filial de Aviva plc, una empresa multinacional de servicios financieros que cotiza en bolsa con sede en el Reino Unido. Aviva Investors Canada, Inc. («AIC») está ubicada en Toronto y registrada en la Ontario Securities Commission («OSC») como Gestor de Carteras, un Negociador del Mercado Exento y un Gestor de Comercio de Materias Primas. Aviva Investors Americas LLC es un asesor de inversiones registrado a nivel federal de la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos. Aviva Investors Americas también es un asesor de comercio de mercancías («CTA», por sus siglas en inglés) y operador de fondos de inversión («CPO», por sus siglas en inglés), registrada en la Commodity Futures Trading Commission («CTFC»), y es miembro de la National Futures Association (Asociación Nacional de Futuros, «NFA»).  El Formulario ADV Parte 2A de AIA, que facilita información de referencia sobre la compañía y sus prácticas comerciales, está disponible previa solicitud por escrito a: Compliance Department, 225 West Wacker Drive, Suite 2250, Chicago, IL 60606.

 

Vistas relacionadas