El error de etiquetar los ME: la deuda de los mercados emergentes y las tribulaciones de una clase de activos mal entendida

La forma en que integramos las cosas influye en gran medida en la forma en que procesamos la información y, por ende, en la forma en que actuamos. Tanto es así que, pese a la existencia de pruebas convincentes de lo contrario, puede resultar extremadamente difícil deshacerse de una idea preconcebida. Aparentemente, cuando se pone una etiqueta a algo o a alguien, puede resultar muy difícil librarse de ellas.

sladkozaponi / shutterstock.com

Lectura de 3 minutos

Los mercados emergentes son un buen ejemplo de ello. En el peor de los casos, la etiqueta crea una imagen equívoca. En el mejor de los casos, no refleja plenamente los matices que subyacen detrás de cada país y emisor que los integran. Y aunque muchos muestran un comportamiento similar al de nuestros mercados, sus peculiaridades han llevado a muchos inversores a infraponderar estructuralmente los mercados emergentes, especialmente cuando se trata de las asignaciones de deuda.

Gran parte de los conceptos que se exponen a continuación son de sobra conocidos, pero merece la pena mencionarlos si queremos equilibrar de nuevo nuestros errores cognitivos.

En la actualidad, los mercados emergentes representan cerca del 60% de la economía mundial en términos de PIB.1 Si bien la población del mundo desarrollado se estanca y se atrofia, las poblaciones de los mercados emergentes son jóvenes y fecundas. Aproximadamente el 85% de la población mundial, es decir, casi 6.500 millones de personas, vive en mercados emergentes.2

Por otro lado, no solamente cuentan con una mano de obra joven y dinámica, sino que la composición socioeconómica de su población está evolucionando. El Instituto Brookings ha estimado que la clase media mundial se duplicará en los próximos diez años hasta situarse en 4.800 millones de personas en 2030, de las cuales el 79% vivirá en países en vías de desarrollo.3

Habida cuenta de su gran densidad demográfica, quizás no resulte sorprendente que las previsiones indiquen que los mercados emergentes serán los principales motores del crecimiento mundial en los próximos años. En su último informe de perspectivas de la economía mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estimado que la diferencia en las tasas de crecimiento económico entre los mercados emergentes y los desarrollados llegará a duplicarse en los próximos cinco años, hasta alcanzar el 3,2%.Al extrapolar las tasas de crecimiento actuales y la participación de los mercados emergentes en la economía mundial, el FMI espera que sus economías contribuyan en un 84% al crecimiento mundial de aquí a 2024.5

En el marco del universo de la deuda de los mercados emergentes también han proliferado los instrumentos, con un crecimiento del 257% en la última década, mientras que el número de países ha pasado del 37% al 73%6 en el mismo periodo.

Hora de tomar nota - Incorporación del índice de referencia del CCG

El crecimiento en el universo de la deuda de los mercados emergentes se aceleró aún más el 31 de enero, cuando el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) se incorporó oficialmente a los índices de deuda de los mercados emergentes de JP Morgan. La inclusión de la deuda soberana y cuasi soberana de Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin supone la presencia en el universo soberano de una parte significativa de los activos con mejor calificación crediticia. Una vez que finalice el periodo de inclusión gradual del CCG en septiembre de 2019, cerca de las dos terceras partes de los países de mercados emergentes tendrán una calificación de grado de inversión.

La tendencia al grado de inversión puede resultar sorprendente para un gran número de inversores, dada la percepción común de que la deuda de los mercados emergentes es una clase de activos de beta más alta y demuestra hasta qué punto la percepción de los inversores no se ha adaptado al cambio de la realidad. Esta brecha ha llevado a un error estructural en la fijación de precios de los activos de los mercados emergentes y puede brindar a los inversores oportunidades de inversión atractivas y sostenidas. Al utilizar íntegramente el diverso universo de valores, los gestores activos pueden ajustar la beta del crédito para proporcionar una trayectoria más fluida de sólidas rentabilidades ajustadas al riesgo.

El aumento de la calidad crediticia también refuerza la necesidad de que la deuda de los mercados emergentes se convierta en una posición estructural y no táctica en las carteras de los clientes.

Sin embargo, el carácter selectivo y el rigor de las inversiones siguen siendo fundamentales.  En la actualidad, aunque la gran mayoría de los países con mayor calificación del universo de mercados emergentes (con calificación A, BBB y BB) han registrado una estabilización o mejora de los parámetros crediticios a largo plazo, los países con calificación B han experimentado un deterioro en su conjunto. Sin embargo, la disparidad geográfica entre estos últimos es significativa, por lo que la selección del país es clave para generar rendimientos absolutos y relativos atractivos en este segmento del universo de ME.

Indicios macroeconómicos positivos

El entorno macroeconómico también ofrece perspectivas alentadoras. Los exportadores de petróleo se están beneficiando tanto de la subida del precio del crudo como, en el caso de los países del CCG, de los esfuerzos de diversificación, que han dejado de depender excesivamente de los productos petroquímicos para transformarse en economías más abiertas y diversificadas. Los precios del petróleo han subido un 40% desde principios de año, situándose el barril de Brent por encima de los 70 dólares. Un gran número de indicios, incluyendo el conflicto en Libia, la implosión económica y política de Venezuela y el endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos contra Irán, que entraron en vigor el 2 de mayo, sugieren que los precios aún tienen un largo camino por recorrer.

El cambio de discurso de los bancos centrales ha supuesto un nuevo impulso. En su última reunión de marzo, la Reserva Federal reconsideró su plan anterior de subir los tipos de interés dos veces en 2019. Actualmente, la mayoría de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto no prevén ninguna subida en 2019 y únicamente una en 2020. Este discurso moderado se ha reflejado en el resto del mundo, y el Banco Central Europeo ha sugerido que los tipos de interés se mantengan en espera hasta finales de año. China, Canadá, Japón y Gran Bretaña también han mostrado una postura acomodaticia.

Sólidos factores técnicos

Los factores técnicos también son positivos. En lo que va de año, se han registrado fuertes flujos de entrada con un sesgo hacia los activos denominados en divisas fuertes. Los datos de JP Morgan muestran que en el primer trimestre se invirtieron cerca de 23.000 millones de dólares en fondos de deuda de mercados emergentes, de los cuales 10.200 millones de dólares en enero, lo que representa prácticamente las dos terceras partes del importe invertido en 2018.7

A pesar del reciente repunte, las valoraciones resultan atractivas y la dinámica de la oferta en forma de emisiones limitadas proporciona un nuevo estímulo. En consecuencia, la deuda soberana denominada en divisas fuertes ha mostrado un sólido comportamiento desde principios de año, con un rendimiento superior al 7%8 a finales de abril.

Actuar con precaución

Sin embargo, aunque los fundamentales se mantienen estables, subsisten algunos desafíos. Se aconseja precaución en el caso de los mercados importadores de petróleo, como Turquía, Indonesia e India, que también dependen en gran medida de la financiación externa para cubrir el déficit de su cuenta corriente, ya que el dólar ponderado en función del comercio se encuentra cerca de su nivel más alto de los últimos veinte años (vuelva a consultar Bloomberg antes de publicar).

Por otra parte, existen otros riesgos, como la ralentización sincronizada del crecimiento mundial y la continua amenaza de disputas comerciales, en particular entre los Estados Unidos y China. El año pasado, las tensiones comerciales, la desaceleración de las principales economías y la volatilidad financiera se tradujeron en una caída del crecimiento de los intercambios comerciales del 3% frente a las previsiones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se situaban en el 3,9%. En 2019, la organización prevé un crecimiento del 2,6% en comparación con su anterior estimación del 3%,9 y también ha advertido de que el comercio mundial se enfrenta a «notables obstáculos» en los próximos dos años.

A pesar de ello, la prima de rendimiento de los mercados emergentes se revela atractiva porque, aunque las tasas de crecimiento económico sean moderadas, es probable que sigan superando a las de los países desarrollados. Y, si bien es cierto que aún registran mayoresniveles de volatilidad que sus homólogos desarrollados, el universo de deuda de los mercados emergentes ha experimentado una importante consolidación como resultado del crecimiento de la base de inversores nacionales y de la importante participación de instituciones extranjeras, lo que resta importancia al riesgo de fuga.

En un contexto macroeconómico propicio, con un fuerte catalizador técnico y una creciente tendencia al grado de inversión, sería conveniente que los inversores se desprendieran de sus ideas preconcebidas y arraigadas desde hace tiempo. Quienes consigan reorientar sus ideas podrían sorprenderse e incluso descubrir la verdadera naturaleza de esta clase de activos tan incomprendida.

Referencias

  1. Referenceshttps://www.imf.org/external/datamapper/PPPSH@WEO/OEMDC/ADVEC/WEOWORLD
  2. https://www.imf.org/external/datamapper/LP@WEO/OEMDC/ADVEC/WEOWORLD
  3. https://siteresources.worldbank.org/EXTABCDE/Resources/7455676-1292528456380/7626791-1303141641402/7878676-1306699356046/Parallel-Sesssion-6-Homi-Kharas.pdf
  4. https://www.imf.org/en/Publications/WEO/Issues/2019/03/28/world-economic-outlook-april-2019
  5. https://www.imf.org/en/Publications/WEO/Issues/2019/03/28/world-economic-outlook-april-2019
  6. Emerging Markets Bond Index (EMBI®) Monitor March 2019 Month-End
  7. https://am.jpmorgan.com/de/institutional/library/weekly-bond-bulletin
  8. J.P. Morgan Asset Management; data as of 9 April 2019: https://am.jpmorgan.com/de/institutional/library/weekly-bond-bulletin
  9. https://www.wto.org/english/news_e/pres19_e/pr837_e.htm

Información importante

Salvo donde se indique otra cosa, la fuente de toda la información es Aviva Investors Global Services Limited (Aviva Investors) al 25 de abril de 2019. Salvo que se indique otra cosa, todas las perspectivas y opiniones son de Aviva Investors. No deberían entenderse como indicativas de ninguna garantía de rentabilidad a partir de una inversión gestionada por Aviva Investors, ni tampoco como un asesoramiento de ninguna clase. La información aquí contenida ha sido obtenida de fuentes que se consideran fiables, pero que Aviva Investors no ha verificado de forma independiente y no se garantiza su exactitud. La rentabilidad pasada no sirve de guía para el futuro. El valor de las inversiones y los rendimientos que generen pueden oscilar tanto al alza como a la baja, y puede suceder que los inversores no recuperen el importe originalmente invertido. Nada de lo contenido en este documento, incluidas las referencias a valores específicos, clases de activos y mercados financieros, tiene por objeto o debe interpretarse como asesoramiento o recomendaciones de cualquier naturaleza. Este documento no es una recomendación para vender o comprar ninguna inversión.

En el Reino Unido y Europa, este documento ha sido preparado y publicado por Aviva Investors Global Services Limited, registrada en Inglaterra con el nº 1151805. Domicilio social: St Helen's, 1 Undershaft, Londres, EC3P 3DQ. Autorizada y regulada en el Reino Unido por la Financial Conduct Authority (Autoridad de Conducta Financiera). Póngase en contacto con nosotros en Aviva Investors Global Services Limited, St. Helen’s, 1 Undershaft, Londres, EC3P 3DQ. Las llamadas telefónicas a Aviva Investors pueden grabarse con fines de formación o supervisión. En Singapur, este documento se distribuye a través de un acuerdo con Aviva Investors Asia Pte. Limited para su distribución únicamente a inversores institucionales. Tenga en cuenta que Aviva Investors Asia Pte. Limited no ofrece ninguna investigación o análisis independientes sobre el fondo o la preparación de este documento. Los destinatarios de este documento deben ponerse en contacto con Aviva Investors Asia Pte. Limited en relación con cualquier asunto que surja o esté relacionado con este documento.  Aviva Investors Asia Pte. Limited, una sociedad constituida de conformidad con las leyes de Singapur con número de registro 200813519W, posee una Licencia de Servicios de Mercados de Capitales válida para llevar a cabo actividades de gestión de fondos emitidos en virtud de la Ley de Valores y Futuros (Constitución de Singapur, Cap. 289) y Asesor Financiero Exento Asiático a los efectos de la Ley de Asesores Financieros (Constitución de Singapur, Cap.110). Domicilio social: 1Raffles Quay, #27-13 South Tower, Singapur 048583. En Australia, este documento se distribuye a través de un acuerdo con Aviva Investors Pacific Pty Ltd para su distribución únicamente a inversores mayoristas. Tenga en cuenta que Aviva Investors Pacific Pty Ltd no ofrece ninguna investigación o análisis independientes sobre el fondo o la preparación de este documento. Los destinatarios de este documento deben ponerse en contacto con Aviva Investors Pacific Pty Ltd en relación con cualquier asunto que surja o esté relacionado con este documento. Aviva Investors Pacific Pty Ltd, una sociedad constituida de conformidad con las leyes de Australia con número comercial 87 153 200 278 y número de compañía 153 200 278, posee una Licencia de Servicios Financieros Australianos (AFSL 411458) emitida por la Comisión de Valores e Inversiones de Australia. Dirección comercial: Level 30, Collins Place, 35 Collins Street, Melbourne, Vic 3000

El nombre «Aviva Investors» utilizado en esta presentación se refiere a la organización global de compañías de gestión de activos afiliadas que operan bajo el nombre de Aviva Investors. Cada filial de Aviva Investors es una filial de Aviva plc, una empresa multinacional de servicios financieros que cotiza en bolsa con sede en el Reino Unido. Aviva Investors Canada, Inc. («AIC») está ubicada en Toronto y registrada en la Ontario Securities Commission («OSC») como Gestor de Carteras, un Negociador del Mercado Exento y un Gestor de Comercio de Materias Primas. Aviva Investors Americas LLC es un asesor de inversiones registrado a nivel federal de la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos. Aviva Investors Americas también es un asesor de comercio de mercancías («CTA», por sus siglas en inglés) y operador de fondos de inversión («CPO», por sus siglas en inglés), registrada en la Commodity Futures Trading Commission («CTFC»), y es miembro de la National Futures Association (Asociación Nacional de Futuros, «NFA»).  El Formulario ADV Parte 2A de AIA, que facilita información de referencia sobre la compañía y sus prácticas comerciales, está disponible previa solicitud por escrito a: Compliance Department, 225 West Wacker Drive, Suite 2250, Chicago, IL 60606.

RA19/0502/29042020

Vistas relacionadas