Cómo puede un contundente programa de compromiso impulsar el cambio en los aspectos más importantes.

El influyente economista Albert Hirschman sostenía que el compromiso es la forma más eficaz de impulsar el cambio. En cuanto se abandona, se pierde la capacidad de influjo. 

¿Sería su vida más fácil o más difícil si los inversores en cuestión abandonaran la empresa? Yo diría que se vuelve bastante más fácil

Steve Waygood, director general de inversiones responsables de Aviva Investors, comparte esta opinión y considera que, aunque la desinversión puede ser una solución más sencilla a la hora de tranquilizar la conciencia de los inversores, la verdadera pregunta es: ¿qué es más probable que provoque el cambio?

“Imagínese que es un ejecutivo de una empresa minera en la que unas normas de seguridad laxas están provocando muertes entre los miembros de su personal. Está siendo objeto de fuertes críticas por parte de los inversores de la empresa y podría ser excluido del consejo de administración en la próxima junta general anual. ¿Sería su vida más fácil o más difícil si los inversores en cuestión abandonaran la empresa? Yo diría que se vuelve bastante más fácil”, afirma.

Sin embargo, la crisis climática exige que las empresas actúen de inmediato. En consecuencia, cualquier programa climático debe estar limitado en el tiempo e implica una amenaza de desinversión para aquellas empresas que no respondan adecuadamente.

Nuestro programa de intensificación del compromiso climático, recientemente mejorado, incluye 30 “emisores de carbono sistémicamente importantes” que contribuyen al 30 % de las emisiones de alcance 3 a nivel mundial. La atención se centra en establecer objetivos en materia de neutralidad en carbono a largo plazo, hojas de ruta claras que posibiliten el cambio, una gobernanza y una elaboración de informes eficaces que permitan garantizar la transparencia de los resultados, y la armonización de las actividades de los grupos de presión corporativos con los compromisos del Acuerdo de París. 

Al dirigirse a las empresas que más contaminan, en términos de emisiones globales de carbono, los cambios positivos deberían repercutir en las prácticas generales del sector y amplificar el impacto. Por contra, en el caso de aquellas que no cumplan con nuestras expectativas climáticas en un plazo determinado (tanto en nuestras inversiones en renta variable como en crédito), nos desharemos de ellas.

La desinversión, en este punto, implicaría que los clientes dejaran de financiar a las empresas más rezagadas en el ámbito climático. Conforme las medidas políticas configuren y cambien los fundamentales del mercado, las carteras se reequilibrarán en favor de las empresas ganadoras, evitando al mismo tiempo aquellas con activos varados y modelos de negocio perjudiciales para el clima. La reforma del mercado y las iniciativas de compromiso soberano pueden complementar esta situación, influyendo en la política de acción climática y en los fundamentales del mercado.

La descarbonización de la economía mundial es un deber fiduciario que asumimos para con nosotros mismos, nuestros clientes y el planeta. Parte de esta responsabilidad incluye ayudar a los sectores del petróleo y el gas, los metales y la minería, además de al sector de servicios públicos, a corregir el rumbo. El simple hecho de abandonar no conseguirá necesariamente el efecto que tanto desean los inversores que se desprenden de sus inversiones. En este sentido, y ante el que posiblemente sea el mayor fracaso histórico del mercado, los inversores deben encontrar su capacidad de influjo y doblar su apuesta por el compromiso climático. 

Nota: El compromiso, los objetivos y las exclusiones en materia de criterios ESG y climáticos pueden variar a nivel de la estrategia de inversión y de la cartera en función del país, la jurisdicción y las necesidades individuales de los clientes.

Vea el cambio en acción

El cambio climático es el mayor reto sistémico de nuestros tiempos. Descubra cómo estamos enfocando la acción climática y contribuyendo a la transición hacia un mundo bajo en carbono y resistente al cambio climático.