Las inversiones financieras implican un elemento de riesgo. Para obtener más información, consulte la sección de advertencia de riesgos.

Ante los crecientes riesgos de una corrección del mercado, el cambio a inversiones concebidas para proporcionar una apreciación del capital constante tiene sentido.

Prepararse para lo inesperado

En un entorno de mercado de seis años de "racha alcista", resulta fácil olvidar las lecciones de 2008, cuando numerosos fondos de renta variable perdieron gran parte de su valor – incluso cuando sus gestores superaron al mercado o a sus grupos de homólogos. 

EE. UU. bajo la mirada del mundo

En su calidad de economía más grande del mundo, los EE. UU. constituyen un fuerte motor del crecimiento global en la actualidad. La producción creció solamente un 0,2% en los tres primeros meses de 2015, pero debería repuntar claramente. Esto haría que, probablemente, el banco central estadounidense empezara a subir los tipos de interés por primera vez en seis años – algo a lo que los mercados financieros son muy sensibles. Los activos de riesgo se han revalorizado significativamente en los últimos tiempos y cabe la posibilidad de una importante corrección. De modo que si invierte en fondos cuyo único objetivo es beneficiarse del encarecimiento de los activos, ¿qué medidas tendría que tomar?

Centrarse en lo más importante

Con los rendimientos de la renta fija tan bajos y una correlación de los activos muy superior a la de los niveles anteriores a 2008, lo que parece una cartera bien equilibrada puede, en realidad, entrañar un riesgo significativo. Es poco probable que la diversificación de la renta variable, la renta fija y los activos inmobiliarios para reducir el riesgo, por ejemplo, ofrezca suficiente protección frente a las pérdidas. Incluso podría llegar a resultar costoso en caso de que se produzca una ola de ventas de diferentes activos ante la subida de los tipos estadounidenses. La clave es centrarse en el objetivo de inversión final, es decir, la revalorización del capital, en lugar de preocuparse por los resultados de los índices de referencia y de los valores homólogos. 

Bienvenidos a la "nueva normal"

A pesar de las acomodaticias políticas monetarias y los tipos de interés tan bajos, el crecimiento por debajo del par ha persistido en muchas economías desarrolladas. Es probable que el crecimiento y los tipos de interés no vuelvan a situarse en su media histórica durante algún tiempo, o nunca más. Las repercusiones para las carteras gestionadas sobre la base de las normas económicas y de correlación de activos anteriores a 2008 no están claras. Por tanto, el cambio a estrategias diseñadas para ofrecer objetivos específicos en función de las necesidades de los inversores parece una medida prudente.

 

Riesgos

El valor de una inversión y cualquier ingreso derivado de la misma puede disminuir o aumentar, así como también fluctuar debido a los tipos de cambio y a la cotización de las divisas, por lo que es posible que los inversores no recuperen el importe invertido originalmente.

RA17/1617/30112018 (3/5)