¿En qué medida influyen los patrones de circulación oceánica a los resultados económicos y el riesgo soberano? Rick Stathers y Carmen Altenkirch evalúan El Niño, el fenómeno climático que determina la circulación atmosférica en los trópicos y que afecta a todo, desde el PIB hasta la inflación y la estabilidad social.

Lea este artículo para comprender:

  • Los efectos perjudiciales de El Niño
  • Las complejas formas en que El Niño puede socavar el crecimiento e incrementar la inflación
  • Cómo pueden utilizar los inversores ese conocimiento para evaluar el riesgo soberano en los mercados emergentes 

El Niño ha regresado.1 Este patrón climático (la fase cálida de El Niño, Oscilación del Sur) se caracteriza por el calentamiento del océano Pacífico, lo que altera la atmósfera en los trópicos y genera grandes repercusiones.

Son muchas las variables que podrían verse afectadas, como, por ejemplo, la forma en que soplarán los vientos alisios, la cantidad de lluvia que caerá en el monzón indio, la posibilidad de que se pierdan las cosechas en los graneros y las zonas pesqueras, y la cantidad de hogares californianos que se verán afectados por las inundaciones.

En esta sesión de preguntas y respuestas, Rick Stathers (RS), Climate Pillar Lead, y Carmen Altenkirch (CA), Emerging Markets Sovereign Analyst, de Aviva Investors, nos explican las consecuencias y cómo se utilizan estos conocimientos para comprender el riesgo soberano.

¿Cuántas veces se ha producido el fenómeno de El Niño en los últimos años? ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta en esta ocasión? 

RS: Se han producido episodios locales de El Niño durante siglos, pero no fue hasta la década de 1960 cuando se reconoció que el fenómeno tiene repercusiones mundiales. El análisis económico detallado es más reciente.

Las repercusiones pueden ser directas y a corto plazo en algunos países y a más largo plazo en otros, con consecuencias para el crecimiento, la inflación y la estabilidad social. Todo depende de cuándo se produzca el calentamiento del océano y de cómo afecte a la temperatura atmosférica y a las precipitaciones. En algunas zonas aumenta la temperatura y la sequía, mientras que en otras se incrementa la humedad (véase la figura 1).

Figura 1: Patrones de las precipitaciones de El Niño

Patrones de las precipitaciones de El Niño

Nota: Los patrones de las precipitaciones regionales y estacionales mostrados indican impactos típicos pero no garantizados.
Fuente: Instituto de Investigación Internacional para el Clima y la Sociedad (IRI) de Columbia, 2023.
2

Los episodios más recientes de El Niño se produjeron durante los siguientes años: 1972-73, 1982-83, 1997-98 y 2014-16. Los costes financieros pueden ascender a billones de dólares. Por ejemplo, se calcula que el episodio de 1997-1998 redujo el PIB en unos 5,7 billones de USD durante los cinco años siguientes.3

Esta vez, las consecuencias podrían ser muy importantes, ya que el sistema oceánico almacena una gran cantidad de energía. La temperatura de la superficie del mar ya ha alcanzado máximos históricos (véase la figura 2), lo que indica que existe más energía que podría favorecer la aparición de fenómenos extremos.

Figura 2: Temperatura media diaria de la superficie del mar entre 60° Norte y 60° Sur, 1979-2023 (°C)

Fuente: H. Hersbach, et al., 2023.4

La cuestión que se plantea ahora es si el evento actual de El Niño se convertirá en un fenómeno de gran intensidad, en función de su duración y de los cambios de temperatura. De ello dependerá que 2023 sea uno de los años más cálidos jamás registrados. Además, podría multiplicar los efectos meteorológicos y elevar la temperatura media mundial por encima de un marcador político internacional muy importante, a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

Lo que ocurra en el Pacífico tendrá importantes consecuencias para millones de personas, tanto de forma directa al sufrir fenómenos extremos como en temas relacionados con la seguridad alimentaria y la inflación. Estas consideraciones son muy importantes para las aseguradoras y las gestoras de activos (véase la figura 3).

Figura 3: Índice de la Oscilación del Sur y costes económicos mundiales relacionados con las condiciones meteorológicas extremas (miles de millones de USD)

Nota: IOS: El Índice de la Oscilación del Sur indica el desarrollo y la intensidad de los fenómenos de El Niño en el océano Pacífico. Los valores inferiores a -7 corresponden al fenómeno de El Niño.
Fuente: Macrobond, julio de 2023.

¿Cómo ha aplicado sus conocimientos al respecto para evaluar las previsiones en distintos países?

RS: Muchas de las repercusiones de El Niño afectan a los países más desfavorecidos del mundo (véase la figura 4) y de forma desproporcionada a los grupos con rentas más bajas y a las mujeres, pero la escala y la naturaleza varían. Sin embargo, no todos los efectos son negativos. Por ejemplo, Argentina tiende a registrar más precipitaciones, lo que podría beneficiar a un país sumido en la sequía. Este cambio podría poner fin a las terribles condiciones de sequía que han reducido drásticamente la producción de maíz y soja.5

El Niño podría afectar de forma negativa a la India si el monzón deja menos precipitaciones

En cambio, la India podría verse afectada negativamente por El Niño si los monzones dejan menos precipitaciones. Como más de la mitad del suelo agrícola de la India no es de regadío, este fenómeno se traduciría en una menor producción de arroz. Un estudio realizado por HSBC en 2014 sugería que, si las precipitaciones disminuían un 20 %, la inflación de los alimentos en la India podría aumentar un 2,8 %, y el índice de precios al consumo (IPC), un 1,3 %.

Un aumento inflacionario de esa magnitud podría obstaculizar la ambición del Gobierno de reducir su programa de subsidios a los alimentos para 800 millones de personas y afectar posiblemente a la estrategia de tipos de interés del banco central. Si aplicamos este razonamiento, podremos entender por qué los sectores y las empresas con una alta exposición a los ingresos rurales, incluidos los bancos y las aseguradoras indias, también podrían verse afectados.

La combinación de repercusiones es especialmente compleja en países grandes como China, que puede experimentar más lluvias e inundaciones en algunas partes y condiciones más secas en otras.

Figura 4: Repercusiones en el PIB en el quinquenio posterior al fenómeno de El Niño de 1997-1998

Repercusiones en el PIB en el quinquenio posterior al fenómeno de El Niño de 1997-1998

Fuente: Christopher Callahan y Justin Mankin, 2023.6

¿Es posible anticipar el impacto en los precios de las distintas materias primas?

RS: Es una tarea compleja, dado que las repercusiones locales y regionales varían. El impacto sobre la cosecha mundial de trigo, por ejemplo, siempre ha sido generalmente neutro, ya que se siembra en todo el mundo. Lo mismo pasa con el maíz: los tres mayores exportadores de maíz (Estados Unidos, Brasil y Argentina) tienden a registrar un impacto neutro o positivo de El Niño.

Las materias primas como el cacao, el café, el azúcar y el aceite de palma suelen registrar un impacto más notable en los precios

Por el contrario, las materias primas como el cacao, el café, el azúcar y el aceite de palma, cuya producción se concentra en los trópicos, tienden a registrar un impacto más notable en los precios. Los precios del arroz, sobre todo en Asia, también suelen subir.

En esta ocasión, se habla del peor déficit de arroz de los últimos 20 años.7 Las graves inundaciones han afectado a la producción de Pakistán, que se ha reducido en torno a un tercio, mientras que China, el mayor productor mundial, está sufriendo justo lo contrario; está luchando contra la sequía.

¿Cómo puede afectar este fenómeno a la inflación? 

CA: Las posibles repercusiones podrían ser significativas. El Banco Central Europeo sugirió hace poco que un aumento de la temperatura del 1 % durante El Niño podría provocar un incremento del 6 % de los precios de los alimentos en 12 meses.8 Bloomberg estima que El Niño podría aumentar en un 3,9 % los precios de las materias primas no energéticas y en un 3,5 % los del petróleo.9

Sin embargo, estos análisis no deben tomarse al pie de la letra. Si el fenómeno de El Niño coincide con otros acontecimientos, como ocurrió con la crisis financiera asiática a finales de los 90, es difícil identificar los efectos «verdaderos» de El Niño.

Está claro que el impacto en los alimentos será mayor allí donde estos representen una mayor proporción del IPC. Por ejemplo, en el Sudeste Asiático y partes de África, esa proporción es elevada.

En general, el impacto sobre la inflación podría ser mayor que en el último gran episodio de El Niño

En general, el impacto podría ser mayor que en el último gran episodio de El Niño. En aquel momento, la caída de los precios de los fertilizantes se debió a la bajada de los precios del petróleo, y el precio de los fertilizantes contribuye de forma significativa a los precios mundiales de los alimentos. Actualmente, los precios de los fertilizantes han bajado desde los máximos recientes, pero, a menos que sigan cayendo, la presión negativa sobre la inflación podría ser menor.

El segundo factor es la guerra en Ucrania. Antes del estallido del conflicto, el suministro de productos alimentarios importantes ya era escaso; ahora parece improbable que se prorrogue el acuerdo sobre cereales del mar Negro con Rusia. Este acuerdo cubría casi el 10 % de las exportaciones mundiales de maíz, el 4 % de las de trigo y el 12 % de las de girasol.

RS: Y lo que es más importante, El Niño se produce en un momento en que las temperaturas globales son elevadas. El aumento de la temperatura media ha sido especialmente rápido en los últimos veinte años, en torno al doble de la media mundial en algunas regiones.10 Este año ya se han producido olas de calor extremas en Asia, lo que podría intensificar los efectos de El Niño. Si esto ocurre, 2024 podría ser incluso más cálido que 2023.

¿Cuáles son los impactos fuera de la agricultura?

CA: El Niño puede tener repercusiones secundarias importantes en sectores como la minería. Por ejemplo, unas precipitaciones e inundaciones superiores a la media podrían afectar de forma negativa a la producción de cobre en Colombia.

El Niño puede tener repercusiones secundarias importantes en sectores como la minería

Por otro lado, unas condiciones meteorológicas mucho más secas también pueden causar problemas. El bajo nivel del agua en la presa de Kariba, una de las principales fuentes de energía hidroeléctrica de Zambia y Zimbabue, ha provocado cortes de electricidad a gran escala, con importantes costes económicos y fiscales. Si a esto le sumamos el impacto de la COVID-19 y la mala gestión económica, el resultado son los recientes impagos de la deuda soberana.

Este año también estamos observando el efecto de la sequía en Panamá, que recibe alrededor del 3,5 % del comercio marítimo a través del Canal de Panamá.11 La autoridad del canal ha informado de una falta de precipitaciones sin precedentes, por lo que se permite el paso a menos transportistas de mercancías.

¿Y cuáles son las consecuencias a nivel sectorial?   

RS: Los dos sectores principales que están expuestos directamente a El Niño son los servicios públicos, especialmente en Sudamérica, y los productores de alimentos, sobre todo los de aceite de palma, aunque hay muchos otros con repercusiones secundarias.

La exposición de los servicios públicos depende en gran medida de la geografía. Algunos de ellos ya están sufriendo la presión del aumento de las temperaturas, que está incrementando la demanda de electricidad y provocando apagones. Por ejemplo, ya hay graves déficits de agua en algunas partes de Sudamérica. Uruguay sufre el peor déficit de los últimos 70 años, y se calcula que el principal embalse que abastece a Montevideo está en torno al 7 % de su capacidad. Este país genera cerca del 37 % de su energía a partir de centrales hidroeléctricas, por lo que se trata de una cuestión muy importante.

El Niño debería atraer más lluvias al sur de Sudamérica, lo que daría un pequeño respiro a Uruguay, Chile y Argentina

No obstante, El Niño debería atraer más lluvias al sur de Sudamérica, lo que daría un pequeño respiro a Uruguay, Chile y Argentina. Por otro lado, la región septentrional de Brasil ha sido relativamente húmeda en los últimos tiempos, por lo que podría compensar los niveles más bajos de precipitaciones que están por venir.

En lo que respecta a los alimentos, tenemos en cuenta la exposición de los productores de aceite de palma, dada la limitada distribución geográfica de este cultivo. El aceite de palma se utiliza en muchos de los productos envasados de los supermercados, desde alimentos procesados como la pizza hasta los pintalabios, el champú y la pasta de dientes. La importancia de la exposición de cada empresa depende de la diversificación de los productos y del grado de integración vertical. Asimismo, prevemos volatilidad en los precios del café, el cacao y el azúcar, lo que puede repercutir en las empresas que se encuentran en la parte superior de la cadena de valor del sector alimentario. 

¿Cómo utilizan estos datos para evaluar el riesgo soberano?

CA: Hemos elaborado nuestro propio índice de vulnerabilidad a El Niño. Empezamos con el marco elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar la exposición de los países a El Niño en 2015, que incluye factores como la proximidad al ecuador y el tamaño del país.12 Cuanto más cerca del ecuador y más pequeño sea un país, mayor es la probabilidad de que se produzca el impacto. El FMI incluyó la parte del sector primario (actividades extractivas, incluidas la agricultura y la minería) como porcentaje del PIB, porque los países que dependen de esas actividades están más expuestos a consecuencias como sequías e inundaciones.

Los países con grandes presas, embalses y sistemas de regadío estarán en mejores condiciones para sobrellevar los periodos de sequía

Si bien nuestro enfoque es similar, hemos añadido otro elemento: la capacidad de un país para hacer frente a estas situaciones, que se mide a través de los parámetros de riesgo del cambio climático de INFORM.13 El razonamiento es que los países con una mayor capacidad para hacer frente a la sequía, por ejemplo, por disponer de grandes presas, embalses y sistemas de riego, estarán en mejores condiciones para sobrellevar los periodos de sequía. Este aspecto será cada vez más importante en un mundo con temperaturas más altas.

A la hora de evaluar el impacto de El Niño en la agricultura, nos fijamos en la diferencia entre la producción de 2015 y 2016, el último episodio importante, y la de los cuatro años anteriores. Además de esta evaluación «empírica» imperfecta de la exposición, realizamos una evaluación cualitativa del posible impacto, basándonos en cómo se vio afectado el país en anteriores episodios de El Niño. Nuestro análisis reúne todos estos elementos (véase la figura 5).

Figura 5: Exposición a la vulnerabilidad al fenómeno El Niño

Nota: Media de 2015/2016 a partir de 2011/2014. D = peor, debido al aumento del riesgo de sequía; F = peor, debido al aumento de las inundaciones; B = mejor.
Fuente: Aviva Investors. Datos a 30 de junio de 2023.

Consideramos que El Niño puede ser un factor adverso para la desinflación y el crecimiento. Es demasiado pronto para evaluar la magnitud exacta de este fenómeno, pero dedicamos especial atención a los países que podrían salir peor parados, en particular, a aquellos cuyos fundamentos económicos ya son débiles de por sí. En los países que dependen en gran medida de la agricultura, El Niño podría reducir los ingresos de los Gobiernos, lo que afectaría a la confianza y limitaría la subida de los precios de los bonos.

Consideramos que El Niño puede ser un factor adverso para la desinflación y el crecimiento

Países como Sudáfrica, que sufre sequías durante los años de El Niño, podrían ver elevada su inflación y limitar la medida en que el Banco de la Reserva puede recortar los tipos de interés. Lo mismo podría ocurrir en algunas partes de América Latina. Perú, por ejemplo, depende de la hidroelectricidad, lo que podría agravar la crisis alimentaria a causa del aumento de los precios de la energía.

El Niño también es importante para Ghana y Zambia. Últimamente nos hemos mostrado más constructivos respecto a estos países, ya que prevemos que completarán la reestructuración de su deuda en los próximos meses. Esta opinión se ve matizada por nuestro conocimiento de las posibles repercusiones negativas de El Niño.

Por otro lado, algunos países como Argentina podrían registrar mejores cosechas, lo que ayudaría a aliviar la escasez de divisas. Por tanto, esta situación podría traducirse en una oportunidad de inversión.

Los efectos del cambio climático aumentan con cada incremento fraccionario de la temperatura media

RS: El mundo está entrando en un territorio desconocido en lo que respecta al clima. Habrá repercusiones, por lo que debemos invertir urgentemente en soluciones de adaptación a un clima más cálido. Ante el aumento de los impactos del cambio climático con cada incremento fraccionario de la temperatura media, debemos centrarnos en lo que hay que cambiar para que la sociedad se proteja frente a la peor situación.

El Informe sobre el Déficit de Adaptación de 2022 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente sugiere que la financiación para la adaptación de los países en desarrollo es entre cinco y diez veces inferior a la necesaria, y que el déficit es cada vez mayor.14 Aún queda mucho por hacer.

Referencias

  1. «El Niño returns» (El regreso de El Niño), Observatorio de la Tierra de la NASA, junio de 2023.
  2. «El Niño and rainfall» (El Niño y las precipitaciones), Instituto de Investigación Internacional de Clima y Sociedad (IRI) de Columbia, 2023.
  3. Christopher W. Callahan y Justin. S. Mankin, «Persistent effect of El Nino on global economic growth» (Efectos persistentes de El Niño en el crecimiento económico mundial), Science, Vol. 380, Fasc. 6649, 18 de mayo de 2023.
  4. H. Hersbach, et al., «ERA5 hourly data on single levels from 1940 to present» (Datos por hora del ERA5 sobre niveles únicos desde 1940 hasta la actualidad), Almacén de Datos Climáticos (CDS) del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), consultado el 6 de agosto de 2023.
  5. Lucila Sigal y Eliana Raszewski, «Argentina’s unprecedented drought pummels farmers and economy» (La sequía sin precedentes de Argentina golpea a los agricultores y a la economía), Reuters, 9 de marzo de 2023.
  6. Christopher W. Callahan y Justin. S. Mankin, «Persistent effect of El Nino on global economic growth» (Efectos persistentes de El Niño en el crecimiento económico mundial), Science, Vol. 380, Fasc. 6649, 18 de mayo de 2023.
  7. Kelly Beaton, «Analysts: Global rice shortage likely to last for months» (Analistas: La escasez mundial de arroz durará meses), The Food Institute, 21 de abril de 2023.
  8. Isabel Schnabel, «The risks of stubborn inflation» (Los riesgos de la inflación persistente), Banco Central Europeo, 19 de junio de 2023.
  9. «Return of El Niño threatens new levels of economic destruction» (El regreso de El Niño amenaza con nuevos niveles de destrucción económica), Bloomberg, 12 de junio de 2023.
  10. «Temperatures in Europe increase more than twice global average» (Las temperaturas en Europa aumentan más del doble de la media mundial), Organización Meteorológica Mundial, 2 de noviembre de 2022.
  11. Elida Moreno, «Drought-hit Panama Canal restricts daily crossings in water-saving move» (El Canal de Panamá, afectado por la sequía, restringe los cruces diarios para ahorrar agua), Reuters, 26 de julio de 2023.
  12. Paul Cashin, et al., «Fair weather or foul? The macroeconomic effects of El Niño» (¿Tiempo bueno o malo? Las repercusiones macroeconómicas de El Niño), Fondo Monetario Internacional, Documento de trabajo nº 15/89, abril de 2015.
  13. «INFORM Climate Change Risk» (Riesgo de cambio climático INFORM), Comisión Europea, 2023.
  14. «Informe sobre la Brecha de Adaptación 2022», Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 1 de noviembre de 2022.

Artículos relacionados

Información importante

THIS IS A MARKETING COMMUNICATION

Except where stated as otherwise, the source of all information is Aviva Investors Global Services Limited (AIGSL). Unless stated otherwise any views and opinions are those of Aviva Investors. They should not be viewed as indicating any guarantee of return from an investment managed by Aviva Investors nor as advice of any nature. Information contained herein has been obtained from sources believed to be reliable, but has not been independently verified by Aviva Investors and is not guaranteed to be accurate. Past performance is not a guide to the future. The value of an investment and any income from it may go down as well as up and the investor may not get back the original amount invested. Nothing in this material, including any references to specific securities, assets classes and financial markets is intended to or should be construed as advice or recommendations of any nature. Some data shown are hypothetical or projected and may not come to pass as stated due to changes in market conditions and are not guarantees of future outcomes. This material is not a recommendation to sell or purchase any investment.

The information contained herein is for general guidance only. It is the responsibility of any person or persons in possession of this information to inform themselves of, and to observe, all applicable laws and regulations of any relevant jurisdiction. The information contained herein does not constitute an offer or solicitation to any person in any jurisdiction in which such offer or solicitation is not authorised or to any person to whom it would be unlawful to make such offer or solicitation.

In Europe, this document is issued by Aviva Investors Luxembourg S.A. Registered Office: 2 rue du Fort Bourbon, 1st Floor, 1249 Luxembourg. Supervised by Commission de Surveillance du Secteur Financier. An Aviva company. In the UK, this document is by Aviva Investors Global Services Limited. Registered in England No. 1151805. Registered Office: St Helens, 1 Undershaft, London EC3P 3DQ. Authorised and regulated by the Financial Conduct Authority. Firm Reference No. 119178. In Switzerland, this document is issued by Aviva Investors Schweiz GmbH.

In Singapore, this material is being circulated by way of an arrangement with Aviva Investors Asia Pte. Limited (AIAPL) for distribution to institutional investors only. Please note that AIAPL does not provide any independent research or analysis in the substance or preparation of this material. Recipients of this material are to contact AIAPL in respect of any matters arising from, or in connection with, this material. AIAPL, a company incorporated under the laws of Singapore with registration number 200813519W, holds a valid Capital Markets Services Licence to carry out fund management activities issued under the Securities and Futures Act (Singapore Statute Cap. 289) and Asian Exempt Financial Adviser for the purposes of the Financial Advisers Act (Singapore Statute Cap.110). Registered Office: 1 Raffles Quay, #27-13 South Tower, Singapore 048583.

In Australia, this material is being circulated by way of an arrangement with Aviva Investors Pacific Pty Ltd (AIPPL) for distribution to wholesale investors only. Please note that AIPPL does not provide any independent research or analysis in the substance or preparation of this material. Recipients of this material are to contact AIPPL in respect of any matters arising from, or in connection with, this material. AIPPL, a company incorporated under the laws of Australia with Australian Business No. 87 153 200 278 and Australian Company No. 153 200 278, holds an Australian Financial Services License (AFSL 411458) issued by the Australian Securities and Investments Commission. Business address: Level 27, 101 Collins Street, Melbourne, VIC 3000, Australia.

The name “Aviva Investors” as used in this material refers to the global organization of affiliated asset management businesses operating under the Aviva Investors name. Each Aviva investors’ affiliate is a subsidiary of Aviva plc, a publicly- traded multi-national financial services company headquartered in the United Kingdom.

Aviva Investors Canada, Inc. (“AIC”) is located in Toronto and is based within the North American region of the global organization of affiliated asset management businesses operating under the Aviva Investors name. AIC is registered with the Ontario Securities Commission as a commodity trading manager, exempt market dealer, portfolio manager and investment fund manager. AIC is also registered as an exempt market dealer and portfolio manager in each province of Canada and may also be registered as an investment fund manager in certain other applicable provinces.

Aviva Investors Americas LLC is a federally registered investment advisor with the U.S. Securities and Exchange Commission. Aviva Investors Americas is also a commodity trading advisor (“CTA”) registered with the Commodity Futures Trading Commission (“CFTC”) and is a member of the National Futures Association (“NFA”). AIA’s Form ADV Part 2A, which provides background information about the firm and its business practices, is available upon written request to: Compliance Department, 225 West Wacker Drive, Suite 2250, Chicago, IL 60606.